Otros Elementos de Higiene

Además de los elementos ya indicados en “higiene bucal”, existen otros que son muy útiles.
Tal es el caso del cepillo eléctrico.  Es un dispositivo que funciona a pilas o puede ser recargable como un celular.  A la hora de comprar, sugiero aquel que tenga un cabezal redondo, pequeño.  Hay otros que tienen dos partes móviles,  pero no los recomiendo, dado que el cabezal suele ser de gran tamaño, por lo que no limpia bien las piezas posteriores, teniendo en cuenta que la boca se estrecha en su sector posterior, por lo que siempre es conveniente trabajar con elementos pequeños.
Este cabezal rota sobre su eje en un movimiento de vaiven, de 180º aprox.  Trabaje primero las caras externas de las piezas, despues continúe por dentro y al final, las caras con las que mastica.
NO incruste el cepillo contra el diente. Trabaje de a una las piezas con un movimiento de ida y vuelta, 4 o 5 veces por pieza, eso es suficiente. También existe un cepillo a pilas pediátrico, con las mismas características pero con el cabezal un poco más pequeño.
Estos cepillos eléctricos son recomendados para cualquier persona,  pero especialmente para aquellas que tienen poco tiempo para dedicarle al cepillado y quieren lograr eficiencia. Además es bueno para personas con transtornos en la motricidad (ej, por secuelas de un accidente cerebro-vascular o  parkinson ), también adultos mayores y  personas bajo el cuidado de enfermeras o personal de apoyo.  No reemplaza el uso de elementos interdentarios, por lo que deberá usar igual estos accesorios.

Cepillo eléctrico, con cargador y repuesto.

Antiguo cepillo infantil, utiliza 2 pilas AA.

Otro elemento indispensable para llegar a ciertos rincones de la boca es el cepillo denominado “Unipenacho” (un solo penacho).  Busque uno que sea pequeño y que venga con las cerdas recortadas en forma de “V”. Trabaje como si fuera un pincel, especialmente en molares y piezas que estén solas (sin dientes vecinos) es más fácil limpiarlas con unipenacho que con un cepillo común.

Este cepillo se indica habitualmente cuando hay terceros molares de difícil acceso,  piezas que no tienen diente vecino,  pacientes con ortodoncia fija y personas con alto reflejo nauseoso.

Uso de cepillo unipenacho, contorneando el margen gingival, sin agregarle crema dental.  No es necesario utilizarlo en toda la boca, sólo en sitios de difícil acceso.

En otros países también existen otros elementos para la higiene, como ser “palillos” interdentarios, fabricados de madera, y con una sección “triangular” que asemeja la forma del espacio interdentario. La base se coloca en contacto con la papila interdentaria y los lados del triángulo isóceles se colocan tocando cada una de las piezas.  Se trabaja con un movimiento hacia adentro y fuera del espacio, frotando ambas piezas a la vez.  Vienen en distintos tamaños,  ej, para espacios grandes o para pacientes con muy poco espacio, como es el caso de los adolescentes con ortodoncia fija y dientes superpuestos.  Personalmente prefiero estos de madera, por su gran eficiencia, aunque existen otros plásticos,  pero a mi criterio, no logran remover bien la placa bacteriana por su falta de adaptación a las superficies dentarias.

También existen en el mercado, colorantes de placa bacteriana,  fabricado a partir de sustancias comestibles, que tiñen la placa bacteriana de un solo color, o los llamados de “doble tono”, que tiñen de diferente tono la placa bacteriana más antigua y madura, diferenciándola de la placa reciente.

Utilizando tabletas  “reveladoras de placa bacteriana” se tiñe la placa no eliminada con los elementos de higiene.  Sirve para que el paciente identifique los lugares donde habitualmente no llega.   Se realiza con fines educativos.

Para finalizar, también existen “limpiadores linguales”, con forma de espátula,  que se utilizan para remover placa bacteriana depositada sobre la lengua, con un movimiento desde atrás hacia adelante.  No es necesario que todas las personas la utilicen,  pero es ideal para aquellas con papilas linguales altas, que retienen más placa bacteriana y puede acentuar la halitosis, sumado a que la lengua se visualiza más blanquecina.

Uso del limpiador lingual.  Barriendo la lengua desde atrás hacia adelante, 2 veces.